RITUALES

Teresa-Rodriguez-Ceremonia

El espíritu es la cualidad más íntima de un ser. Es esa parte impoluta de nosotros mismos, la belleza primordial de la que provienen todas las inspiraciones. Es la fuente de amor universal y compasión, el claro resplandor del que nace toda sabiduría. Geshe Lobsang Tenzin.

Cuando iba de pequeña al bosque, al mar, a algún rincón de la naturaleza, solía dejar, como muchos otros niños, pequeñas ofrendas creativas hechas con las cosas simples que había en el lugar. Sentía que hacía nuevos amigos, que dejaba regalos sorpresa para que alguien misterioso los descubriera, que tejía relaciones en cada rinconcito de la creación, y que alimentarlas me hacía muy felíz.

Más adelante, se me pidieron hacer sahumerios por algunas almas que partían, rezos a la Madre Tierra con la danza y el canto improvisado, o guiar paseos por el bosque para dejarle nuestro amor a los árboles en forma de pequeños mandalas o diseños hechos con flores, semillas, piedrecitas, a veces alimentos. Las cosas comienzan así. Una va haciendo por intuición lo que siente, lo que sabe sin saber y después algo o alguien confirma que todo tiene un sentido, que además es ancestral, que existe desde siempre y que esos ritos se conservan vivos en tal o cual país. Y cuando vas allí, los ves plasmados en la sencillez de lo cotidiano.

Hay diseños que son universales, trascienden lugares y culturas, y otros son propios de cada pueblo, conservados minuciosamente en la memoria de los ancianos, hombres y mujeres medicina de cada cerco tribal. Los rituales que facilito los realizo escuchando y confiando en aquella parte de mi que sabe, preguntando e indagando cuando he tenido la suerte de hablar con abuelitos o abuelitas de diferentes tradiciones que me han dado guía, bendiciones y me han invitado a continuar trabajando de esta manera.

Algunas de mis alumnas y mujeres que vienen a las consultas individuales me han propuesto acompañarles durante el embarazo y el parto, durante la muerte de un familiar enfermo, casarlas, bautizar a sus hijos, bendecir sus negocios, celebrar cumpleaños, todo de manera chamánica. Así es como han empezado a surgir estas propuestas. Hasta el momento, ha resultado ser bello y sanador para todos lo que hemos participado. Cada ceremonia o ritual es una enseñanza para todos. Escuchando, viendo el modo y el lugar, he aceptado estos acompañamientos que ancestralmente se hacían y que ahora o bien nos faltan o se han convertido, en algunas ocasiones, en un tipo de ceremonia social completamente desenraizada de la sensibilidad, intimidad y cuidado que requieren ciertas situaciones y que distorsionan las intenciones que nacen del corazón de aquellos que las solicitan.

Un ritual, por pequeño y simple que sea, es un acto de amor, una celebración que honra la vida, promueve las relaciones y el respeto por el Misterio que hace girar los ciclos de la naturaleza.

Recogiendo esta necesidad de regresar al cuidado de los pasos trascendentes en el transcurso de la vida queremos prestar atención a la creación de espacios donde honrar y celebrar los ritos de paso importantes en la vida de la mujer. Esto va desde la presentación de Bienvenida a la Vida cuando uno es bebé, hasta la preparación para la primera sangre, la celebración de la menarquia y el paso a la edad fértil, los ritos de fertilidad, embarazo, parto, puerperio, preparación y celebración de la menopausia, el paso a la Mujer Sabia y el acompañamiento del Buen Morir.

Iremos creando poco a poco un equipo que se ocupe de cubrir todas estas cosas ahí donde haya demanda. De momento, respondemos a la solicitud de abrir los siguientes rituales:

RITUAL DE FERTILIDAD

Dirigimos la intención del rezo a preparar la tierra uterina abriendo la posibilidad de acoger y enraizar una nueva vida en ella. Si hay problemas de fertilidad contemplamos todas las causas y dirigimos a la mujer y su pareja hacia el acompañamiento que necesite para sanarlas.

BENDICIÓN DEL EMBARAZO

En este ritual bendecimos el vientre materno y le ofrecemos a la madre guía espiritual y protecciones para un buen transcurso de su gestación, preparación al parto, alumbramiento y puerperio.

CEREMONIA DE BIENVENIDA A LA VIDA. Presentación al mundo y a los elementos.

En este ritual presentamos al bebé al mundo al que llega. En el momento en que un ser nace sobre la tierra, se sitúa en una coordenada de espacio-tiempo. Así, presentamos la nueva vida a los elementos protectores de la naturaleza que la bendicen y custodian su crecimiento. El bebé es presentado a las energías que habitan en todas las direcciones espaciales. Asi, las primeras relaciones de armonía se establecen, respetando la relación primordial con su madre, foco central de la vida de un bebé.

Esta ceremonia puede celebrarse en cualquier edad, pues muchos adultos la necesitan para recordar y sanar ese momento de su vida que, por algún motivo, fue dañado.

RITUAL DE PRESENTACIÓN DE LAS NIÑAS A LA LUNA

Este ritual se realiza a las niñas de 9 a 13 años, antes de que les llegue su primera menstruación. Se las bendice y prepara para la llegada de la sangre, acompañando el gran cambio cerebral y hormonal que comienzan a vivir. Es importante establecer una relación con la Abuela Luna de forma que las niñas puedan entenderla, ya que rige sus mareas corporales y emocionales, e influenciará el flujo de su sangre, ciclos y  alumbramientos. La sangre refleja el espíritu femenino, entre otras facetas, en su función de nutrición celular y de la Madre Tierra. Es una parte íntima del Poder Femenino.

CEREMONIA DE BIENVENIDA A LA SANGRE: EL AGUA DE LA TIERRA EN TI

La primera menstruación es algo que las sociedades antiguas celebraban. Se hacía una fiesta a la que acudía toda la tribu para celebrar que la niña cruzaba el umbral hacia la mujer que sangra y que puede alumbrar la vida teniendo hijos si así lo desea. Es un portal muy importante, pues la edad de la sangre ocupa, según los casos, 40 años de la vida de una mujer. Puesto que la sangre y la sexualidad han sido y aún son, en cierta forma, tabú en la sociedad en la que vivimos, no suele informarse a las niñas de que son portadoras del misterio y de los cambios fisiológicos, emocionales, energéticos y mentales que se viven durante cada vuelta del ciclo menstrual. Nuestra sociedad se empeña en maquillar de blanco lo que es rojo y bien rojo, huele y es una agüita portadora de células madre, un centro de poder femenino y que además es semilla y siembra, nutrición y honra para la Madre Tierra.

RITO DE PASO DEL CLIMATERIO: HACIA EL CORAZÓN DE TU SABIDURÍA

La menopausia, junto con la menarquia, los partos, el nacimiento y la muerte, marca uno de los momentos fundamentales en la vida de una mujer, y por eso se celebraban y aún se celebran rituales que conducen a la mujer hacia la vivencia del amor incondicional, el reconocimiento de si misma y el servicio de la Mujer Sabia. Con sencillez y belleza, ritualizamos el cruce de este umbral sagrado celebrándolo, en lugar de temerlo.

Este es otro portal primordial para la mujer cíclica, pues los ciclos de la sangre se vuelven sutiles, así como su sexualidad, y todo su sistema ha pasado por una revolución similar a la del paso a la menarquia. En esta fase la mujer puede hacer el duelo de su etapa anterior con un espíritu positivo, pues ahora entra en un tiempo para si misma y en el que necesita reconocerse, honrarse y vivir la vida que desea realizando los cambios que necesite.

RITUALES EN LA NATURALEZA: CUIDAR NUESTRAS RELACIONES

A mi modo de entender el chamanismo se mueve en la armonía, la honra y el respeto a la vida y todas las relaciones del mundo natural. El taoismo también lo hace desde la perspectiva de que todo en el universo es Qi, aliento vital, vida, y que todo está, por lo tanto, unido y relacionado.

Establecer relaciones con el mundo natural y alimentarlas, es una forma de visitar el paisaje interno regularmente y ver lo que se encuentra en armonía o no con el entorno. Si estamos en armonía, nuestra energía fluye sin obstáculos y nuestro sistema es saludable y se fortalece, así como el sistema de la naturaleza.

Trabajamos en la naturaleza, con rezos, cantos, danzas, sembrando cristales que han recogido nuestro amor e intenciones de equilibrio y paz, trabajamos con los espíritus de luz del lugar, con ofrendas de flores, semillas, miel… limpiamos el lugar y ofrecemos nuestra meditación desde el corazón.

Puesto que todo está unido, lo que haces para ti o para un lugar, lo haces para el Todo. El Camino Femenino es el de la Armonía y la Belleza, y eso es lo que creamos con nuestros mandalas efímeros en los que todas las personas que participan ponen su granito de arena y su amor, con su energía propia y particular, siempre preciosa.

Fotografía: Noelia Velasco.

Subir