LA QUE ALABA, 12 MADRE DE CLAN

SusanSeddon4

Gracias, Madre, por enseñarme
a elevar mi corazón en alabanza
colmando mi espíritu de alegría
por las bendiciones del Camino de la Belleza.

Me has enseñado cómo cantar,
cómo regocijarme, danzar y marcar el ritmo,
y cómo mostrar mi gratitud
por la abundancia que vendrá.

Me has mostrado cómo la magia
cambia mi mente y corazón,
una actitud hecha de la sabiduría
que imparte la celebración de la vida.

Canto la verdad de la gratitud
cuando saludo al Gran Padre Sol,
envío mi amor a la Madre Tierra
por la fuerza vital que nos unifica.

La Que Alaba es la Madre de Clan del Doceavo Ciclo Lunar, que nos enseña cómo estar agradecidos por nuestras experiencias de vida. Devolviendo gratitud mostramos cómo hacer espacio en nuestras vidas para la abundancia futura. La Que Alaba nos enseña a mirar cómo sanamos mediante cada elección que encontramos en el Buen Camino Rojo. Esta Madre de Clan nos recuerda cómo sentirnos agradecidos por los desafíos que nos hemos encontrado, no importa cuán difíciles hayan sido, puesto que nos han mostrado cómo desarrollar nuestra fuerza interna.

El Doceavo Ciclo de Verdad consiste en dar gracias por la verdad. El ciclo lunar de esta Madre de Clan cae en diciembre. Las Medicinas de La Que Alaba y el color púrpura son la sanación y la gratitud. A través de esta Guardiana del Ritual y la Ceremonia descubrimos la importancia de apartar tiempo para celebrar los regalos en nuestras vidas. Cuando mostramos agradecimiento al Gran Misterio por todo lo que la vida nos da, estamos completando el círculo de bendiciones que hemos recibido. La Que Alaba nos recuerda que el hábito de hacer un ritual repetido de memoria y sin un corazón feliz no muestra gratitud y no puede traer sanación a nuestras vidas. Por ejemplo, bendecir la comida siempre de la misma manera, no expresa verdadera gratitud y este acto puede llegar a estar vacío.

La Que Alaba nos enseña que compartir nuestra abundancia es otra forma de mantener una vida floreciente. Como Madre de la Abundancia, muestra el valor de dar tanto como el de recibir. Nos recuerda que estemos agradecidos en la vida por lo que somos capaces de dar y por los regalos que hemos recibido. De esta forma se crea el círculo del dar y recibir, permitiéndonos compartir. Las simples alegrías del Camino en la Tierra son regalos que a menudo damos por sentado. El calor del Gran Padre Sol, la habilidad de respirar, nuestra salud, el libre albedrío, el agua limpia, la comida, el refugio, y el amor de los amigos y familiares son bendiciones. Si unos pocos de estos privilegios nos fuesen confiscados los seres humanos entenderíamos rápidamente su importancia. La Que Alaba señala el camino torcido que siguen quienes olvidan estas bendiciones y aquellos que sólo quieren llenar su vacío con objetos materiales o con una fingida sabiduría que nunca les hará felices o completos.

La Doceava Madre de Clan muestra a la humanidad que la magia no es más que un cambio de conciencia. La actitud correcta y un cambio de corazón han creado más milagros en las vidas de la gente que toda la hechicería realizada a través de los tiempos. Cuando La Que Alaba aprendió las lecciones del ser humano, descubrió que al celebrar la vida y estar agradecidos, todas las cosas podían llegar a una conclusión. Entonces, la Rueda de la Vida podía girar de nuevo, creando nueva abundancia, experiencias, y una alegría más profunda. Los resultados tangibles siguen siempre a los pensamientos. Los pensamientos negativos y miedos magnetizan las lecciones difíciles de la vida. Al descubrir que verdaderamente esta negatividad nos roba nuestra alegría y aprender cómo transformar estos patrones podemos cambiar la experiencia. Esta Madre de Clan nos enseña que estar agradecidos por la verdad que hemos encontrado en nuestras vidas nos dará las actitudes adecuadas para producir sanaciones milagrosas y alumbrar nuevos caminos que seguir. Por su descubrimiento, La Que Alaba se ganó el derecho a ser la Guardiana de la Magia, mostrándonos cómo los cambios en la percepción, la actitud, o la consciencia pueden crear magia y milagros.

La Que Alaba anima a todos los Hijos de la Tierra a que entreguen lo mejor de sus naturalezas mediante la alabanza. Nos muestra que cuando celebramos lo que somos y damos gracias por las vidas que estamos liderando, podemos abrir nuestros corazones para continuar el proceso de sanación del ser humano. La verdad que encontramos en cada experiencia de nuestra evolución espiritual representa un paso adelante en nuestro Camino de Paz individual. Agradeciendo cada victoria que obtenemos y animando a otros para alabar y agradecer sus victorias aseguramos el movimiento de continuidad de la humanidad hacia la unidad.

The 13 Original Clan Mothers. Jamie Sams. Editorial: Harper Collins.

Ilustración: Susan Seddon Boulet.
Traducción: Teresa Rodríguez.

Subir