LOS TRES VALLES

VallesPasiegos

La verdadera naturaleza de los seres humanos es el espíritu original. Como es etéreo e insondable, increíblemente receptivo más allá de cualquier límite, es llamado espíritu. Se denomina original para diferenciarlo del espíritu pensante adquirido.

Los seres humanos tienen tres valles. Su vacuidad es como un valle y el espíritu habita en él, por eso se le llama el espíritu del valle.

El espíritu superior se denomina el valle celestial; constituye el centro del nirvana, la raíz del cielo, la cámara original del espíritu.

Cuando el espíritu habita el valle celestial, la vitalidad se transforma en energía y ésta asciende.

Después de nueve años, la cámara celestial se llena y de este modo la puerta celestial se abre.

El espíritu del medio se llama el valle de la respuesta. Constituye la cámara carmesí, el brillante auditorio en el que el gobierno se administra.

Cuando el espíritu habita en el valle de la respuesta, los oídos oyen, los ojos ven, los cinco sentidos cumplen su cometido y todo el cuerpo les sigue.

El espíritu inferior se llama el valle del alma. Es la tierra del elixir. La habitación secreta del cultivo oculto.

Cuando el espíritu habita en el valle del alma, el acto de observar y escuchar se dirigen hacia el interior, el espíritu y la energía se mantienen unidos, y la vitalidad y la consciencia se vuelven una.

Meditación Taoísta. Thomas Cleary. Editorial Oniro.

Subir