EN PIE

venado-celta

Ponte en pie
en el centro de la rueda
que gira con la Luna.
En pie, en tu propio poder.
En pie, en la verdad de tu entraña.
En pie, en el pulso de tu corazón.
En pie, en tu libertad.
En el silencio brota la respuesta.
En el giro lunar-solar brota el nuevo poder.

Que el amor insufle aliento a aquella y aquél que despiertan en su interior empoderados en la luz del fuego y el agua en equilibrio.

Que el amor equilibre un poder antiguo que circula en la sangre renovada de aquellos que se entregan a la Rueda de la Vida pasando por todas sus fases.

Que el amor sea asi compartido. El hombre con su dureza húmeda, la mujer con su humedad cálida *… en un encuentro donde la vida se funde con la vida a través de la muerte, en un encuentro donde no hay tu ni yo, sino un nosotros.

El hombre y la mujer, empoderados en su equilibrio, fundiéndose en Uno.

El hombre y la mujer, regalándose los frutos de su aliento, encontrándose como amigos, sin combatirse como enemigos, sin buscar la superioridad, la posesión y el dominio sobre el otro.

El hombre y la mujer, encontrándose en la honestidad del amante.

El hombre y la mujer, liberándose uno a otro después de cada encuentro.

Que asi sea.
Que así sea.
Que así sea.

Ahoooooooooooooooooooo

© Teresa Rodríguez

* Hombre y mujer como esencias yang y yin.

Subir