DANZAR LA LUNA ROJA

EdwardCurtis2

“Llamo a la voz del alma encarnada en la Tierra.
Llamo a la voz que me entrega mi sangre.
Llamo a la claridad fecunda del océano amoroso
para sanar las agresiones, sentir la fuerza
de mi esencia ancestral, mi yo soy,
que ha sido guardada por las mujeres
en la matriz de todos los tiempos.
Soy Luna Roja, Mujer Manantial.
Purificando, manando, libero la sangre.
Aquella que no nace ni regresa
es la raíz que permanece inmutable. TR

Danzamos la Luna Roja llamando a la Madre Tierra con nuestros pies, levantando el polvo que nos cubre y revela nuestra sombra, sudando el agua purificadora de una muerte que renueva la vida.

El portal de la Luna Roja ya está abierto, en una gran coordenada de cambio, transformación, y de reflexión sobre las heridas y las agresiones en nuestras relaciones. La danza de la Luna Roja es una oportunidad de mirar la sombra a la cara y aceptar la muerte y la transmutación del dolor encerrado en ella.

Danzamos el baile que reúne en círculo la savia de la tierra y que pulsa en nuestra sangre. Danzamos en conciencia la voz de nuestra verdad, sin esperar ni buscar la aprobación de otros, ni siquiera la nuestra, respetando en lo profundo cada sagrado punto de vista que, como la Luna, refleja la verdad y forma parte de la totalidad.

Danzamos nuestra ignorancia, errores y también la sabiduría. Danzamos la voz de la conciencia, la verdad como protección, preparándonos para ser coherentes con nuestra esencia en los días por venir, con una fuerza distinta a la agresión.

Danzamos aceptando el dolor escondido para poder trabajar con él y liberarlo, para poderlo clarificar con nuestro discernimiento. Danzamos el gozo y el respeto hacia los regalos que llegan desde fuera y adentro, liberando el dolor de dañar y ser dañados… pues más allá de todos estos actos, la conciencia dirige el movimiento que viene a la superficie para ser entendido y sanado.

Curamos con la danza las heridas del masculino y el femenino esencial. Amor, dolor, liberación de los obstáculos… unidos a todo en la danza del universo… sin juzgar los movimientos de una sola inteligencia que mueve los hilos que palpitan en cada célula de nuestro vehículo.

La Tierra se sacude, se incendia, libera la información magmática de fuego y sangre, emergen a la luz conflictos que aún operaban en lo oculto para que el círculo sea cerrado finalmente con la voz de nuestro corazón.

Que todos podamos transformarnos humildemente, aceptando la voz de la verdad al igual que nuestros momentos de sabiduría e ignorancia, respetándonos y amándonos sin miedo y sin culpa, sanando en círculo con cada regalo de comprensión.

Que todos los seres sean felices.

Que todos los seres alcancen la paz.

Felíz noche oscura del alma… danzando… danzando… una danza guerrera… hacia un nuevo amanecer.

Que el Amor sea con todos.

Fotografía: Edward Curtis

Texto: Teresa Rodríguez

Subir